divendres, 5 de febrer de 2010

TEMORES COMUNES DE QUIENES ACUDEN EN DEMANDA DE AYUDA POR PROBLEMAS PSICOLÓGICOS


¿Es esto lo que yo necesito?


El terapeuta le va a ayudar a identificar sus necesidades. El terapeuta tiene conocimientos extensos sobre las personas y sus problemáticas. En caso que el tema que le ocupa pueda ser tratado mejor por otro profesional (por ejemplo, médico, profesor…) o en colaboración con éste, el terapeuta no dudará en comunicárselo y, en caso necesario, le orientará en la elección de uno que se adapte a sus características.

¿Voy a ser tratado como un “caso”?

El terapeuta tiene un interés genuino en las personas y su objetivo es ayudarles a conseguir mayor bienestar en las áreas de interés. Su terapeuta tratará de proporcionarle apoyo y comprensión, a la vez que las estrategias más adecuadas para usted. Siempre será tratado con respeto y profesionalidad. El terapeuta aplicará sus conocimientos científicos a favor suyo.

¿Me tomaran en serio? ¿se preocuparan realmente por mí?


Para el terapeuta todos los clientes son valiosos y dignos de respeto. El ofrecer una ayuda eficaz es un objetivo primordial para el terapeuta. El terapeuta hará el máximo esfuerzo para prestarle ayuda eficaz.

¿Compartirán los profesionales mis valores?

Una de las guías más importantes de la terapia son justamente los valores de la persona que solicita ayuda. El profesional deja de lado su propio sistema de valores y creencias para ofrecer una ayuda óptima al cliente y ayudar a éste en sus objetivos. El terapeuta puede exponer argumentos sobre si los valores del cliente son adaptativos o no. En caso negativo, puede alertarle de las posibles consecuencias que ellos le pueden acarrear, pero la última palabra sobre las decisiones que se toman está en manos del cliente. Si los valores del cliente favorecen la violación de algún derecho básico de la persona, el terapeuta puede renunciar a dirigir la terapia.

¿Qué idea se hará de mi? ¿Me tomarán por una mala persona? ¿pensaran bien de mi?

Las conductas, pensamientos, creencias, actitudes de las personas son resultado de su propia historia personal y del mejor camino que han tenido para vivir su vida. El terapeuta no va a juzgarle ni recriminarle. Al contrario, una de las tareas que acostumbra a realizar el terapeuta es desculpabilizar a las partes de un conflicto y ayudar a cambiar conductas a favor de otras más útiles y beneficiosas.

¿Crearán que estoy peor de lo que estoy? ¿Descubrirán cosas que yo no quiero que descubran?

El terapeuta no tiene capacidad para “leer la mente”, adivinar el pasado o futuro... Tampoco de desvelar “traumas” ocultos. Toda la información que obtiene el terapeuta sólo tiene una finalidad: ayudar al cliente.

¿Será competente el profesional?

La ayuda terapéutica que se ofrece se basa en conocimientos científicos probados y actualizados. Es un objetivo del terapeuta proporcionar un asesoramiento riguroso y de calidad.

¿Pensarán mis amistades que estoy loco?


En primer lugar, acudir a la consulta de un psicólogo es una acción confidencial. No tiene porque saberlo nadie que usted no quiera y el profesional guardará siempre la máxima confidencialidad y discreción.

Por otra parte, el hecho de pedir ayuda es un acto valioso que dice mucho sobre su interés para mejorar su vida.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada